Prueba: Ford Mondeo Vignale Híbrido

Probamos el primer híbrido que Ford ofrece en la Argentina: el Mondeo que llega de Europa con consumos muy bajos y mucho equipamiento.

Por Martín Simacourbe
Fotos: M.O. y M.A.

Tras cuatro años en el mercado (hablamos de la cuarta generación del Mondeo, ver prueba), Ford sumó a la oferta la versión híbrida, la primera que ofrece la marca en el país.

Está opción llega importada desde España (no de México cómo las versiones a combustión) y en una única versión de equipamiento, que se establece como la nueva tope de gama.

Se denomina Vignale, y al igual que las Ghia que animaron a los Falcon, Taunus, Sierra, Escort y Orion salidos de Pacheco, hace alusión a una carrocera italiana comprada por Ford. Vignale se hizo conocida en la Argentina por dar vida a las versiones coupé de los Fiat 1500 y 770/800, en la década del 60.

Pero la principal del Mondeo novedad está bajo el capot, ya que cambia el propulsor naftero, que en esta ocasión se une a un eléctrico para dar vida a esta nueva versión.

El Mondeo es el claro dominador de un segmento que tiene exponentes que pagan el arancel extrazona en todos los casos. Tanto la mexicana como la europea (esta paga el 5 por ciento), no tienen que cargar con altos impuestos, permitiendo un precio mucho más competitivo que se refleja claramente en los patentamientos.


DISEÑO/ESTILO
Al tener otro origen, el Mondeo no muestra los cambios en la trompa que adoptaron las versiones producidas en México (que salvo para la Argentina salen de Hermosillo con el nombre Fusion).

Son diferentes entonces las ópticas, parrilla (con otro tramado y formato) y paragolpes junto con los faros antiniebla, entregando una mirada más sobria. La firma Vignale está pegada en los guardabarros delanteros y en el baúl y solo conviven con el nombre Hybrid en cada puerta; no aparece una insignia de Mondeo en toda la carrocería.

Salvo la ausencia del ingreso por código de la versión americana, el resto es igual: un sedán de imponente tamaño, bien plantado y con una estética que llama la atención.


INTERIOR/CONFORT
Por dentro, lo Vignale se nota en unos tapizados de mejor nivel, algunas costuras que realzan lo estético y un panorama general que denota mayor calidad, manteniendo el estilo clásico del modelo.

El tablero, cómo en los otros Mondeo o la Ranger, mezcla un generoso velocímetro analógico con dos pantallas digitales. Es tanta la información disponible que cuesta un poco llegar a la data requerida, pero el mayor problema no son los pasos si no el reducido tamaño de las pantallitas, que incluyen cuentavueltas, detalles del consumo, multimedia, flujo de alimentación, etc. Sin dudas un tablero enteramente digital estaría mejor resuelto para la cantidad de información disponible.

La postura de manejo es impecable, los comandos son generosos y el espacio trasero es amplio (suma butacas calefaccionadas). Solo quien ocupe la plaza central estará algo incómodo.

El baúl tiene dos malas: el pack de baterías alojado allí disminuye la capacidad (de 514 a 388 litros, producto de un extraño escalón al fondo) y bajo la alfombra no hay rueda de repuesto si no un kit repara pinchazos.

Cómo dijimos, el equipamiento es el tope de gama y viene sumamente completo en confort. Solo se podría pedir un techo panorámico, pero el resto se cubre con creces.


MOTOR/PRESTACIONES
El motor naftero del Mondeo Hybrid no es el 2.0 EcoBoost de 240 CV del resto de las versiones sino otro 2.0, atmosférico y con ciclo Atkinson, en este caso, de 140 CV.

Con una curva de par más plana, que pierde energía para las prestaciones pero ofrece consumos contenidos, este motor se une a uno electrico de 120 CV alimentado por baterías de ion litio, que en conjunto rinde 187 CV.

Como el Atkinson es más pancho de reacciones, cualquier solicitud del acelerador hace entrar en funcionamiento al eléctrico, entregando así buenas prestaciones, aunque más tranquilas que las que logra con el EcoBoost. Hablamos de 9,1 segundos para acelerar (en vez de los 7,3 del EcoBoost) y recuperaciones que caen apenas medio segundo.

La contracara está en los consumos: mientras el turbo gasta casi 7 y más de 8 l/100 km, el híbrido pide en ruta y autopista (donde el eléctrico no entra tanto en acción) siempre un litro menos. Y en ciudad el ahorro es bestial: de casi 12 litros baja a poco más de 6.

Hay una función Eco que favorece la recarga en frenadas y hasta una opción L en el selector (no es una Low que retiene marchas), que maximiza el trabajo, aunque no se recomienda para largos trayectos.


COMPORTAMIENTO
Como en todo híbrido o eléctrico, el arranque y primeros metros son en total silencio (hay que mirar el tablero o el botón de encendido para saber qué está en marcha). Encima el Mondeo cuenta con un atenuador de ruidos gracias a ondas sonoras invertidas.

El motor naftero (a menos que vengas escuchando el muy bien equipo de audio) se hace notar cuando engancha ante tanto silencio (en estos días de frío incluso conectó desde el vamos) y acopla cuando se pide potencia o cuando la batería anda flaca de capacidad, algo que sucede frecuentemente y que vas a ver como crece y decrece en el tablero.

El sistema también se recarga en las desaceleraciones y frenadas. Recordemos que no hay enchufe para alimentarlas con la red doméstica, al igual que sucede con el Toyota Prius (en la Argentina solo el Mercedes GLC ofrece esta opción entre los híbridos).

Más allá de las cifras de la ficha técnica, nuestro recorrido incluyó aproximadamente un tercio del total en modo completamente eléctrico (algo de lo que informa claramente el tablero) promediando un consumo de 7,5 l/100 km, un resultado imposible para un Mondeo tradicional o incluso para varios actores de segmentos inferiores.

Pese a la reducción de potencia nominal, el Mondeo permite buenas reacciones al presionar el pedal derecho y la caja, del tipo CVT, responde rápido. La macana es que su uso es totalmente automático, sin un selector secuencial o levas al volante.

El andar es siempre placentero y solo los peores caminos sacan a relucir sus neumáticos de talón bajo o el reducido despeje delantero. En la ruta también es un ejemplo de comportamiento, con reacciones previsibles y una excelente tenida a la hora de un manejo más agresivo.


SEGURIDAD

Excelente desde todo punto de vista. En lo activo ofrece muchas asistencias cómo manteniendo de carril, frenado autónomo, control crucero adaptativo (aunque a menos de 20 km/h se desconecta y no permite frenar sin intervención del conductor), cambio automático de luces, punto ciego, detector de fatiga y hasta estacionamiento asistido.

En lo pasivo está lo esperado, pero suma los exclusivos (para el mercado, no para el modelo) airbags en los cinturones traseros.

También le fue bien en las pruebas de choque, tanto en Estados Unidos como en Europa y para completar el combo, , las distancias de frenado son de las mejores, con menos de 37 metros de 100 km/h a 0.


PRECIO/COMPETENCIA
Es un tiempo complicado para hablar de precios porque a la confusión general se suma que el Mondeo full está muy cerca de coquetear con el impuesto al lujo.

Hoy su precio está en 2.315.000 pesos (garantía de tres años para el auto y de ocho para los componentes del sistema híbrido), apenas 95.000 por encima del Titanium EcoBoost, que solo es negocio si esos segundos de diferencia en las prestaciones son justamente lo que no estás buscando. Después está la opción SEL, a tentadores 1.900.000 pesos, pero sin varios elementos de confort y seguridad.

Las ganancia en consumo (sin entrar en el cuidado del medio ambiente) es clave como para definirse por el Vignale dentro de la oferta del Mondeo. La falta de rivales con características similares nos impide hacer una evaluación más profunda de la conveniencia de su compra, pero si es un sedán señorial lo que estás buscando, la del Vignale es una más que tentadora propuesta.


Lo Bueno

Consumo reducido
Comportamiento general
Nivel de seguridad
Equipamiento de confort
Confort interior

Lo Malo

Sin auxilio
Caja sin manejo secuencial
Quinta plaza
Baúl reducido
Tablero mejorable


FICHA TECNICA

Motor
4 cilindros, 16 válvulas
Cilindrada: 2.000 cm3
Alimentación: Nafta/eléctrica
Potencia: 140 CV a 6.000 rpm/120
Potencia combinada: 187 CV
Torque: 17,8 kgm a 4.000 rpm
Torque combinado: 30,6 kgm

Transimisión
Caja: Automática eCVT
Tracción: Delantera
Frenos: Disco ventilado/Disco

Tren de Rodaje
Suspensiones: McPherson/Multilink
Dirección: Eléctrica
Neumáticos: 235/45 x 18″

Dimensiones y Capacidades
Largo/Ancho/Alto: 4,871/1,850/1,501 mm
Peso: 1579 kilos
Baúl: 388 litros
Tanque: 51 litros

EQUIPAMIENTO DE CONFORT
Acceso y arranque sin llave
Butacas calefaccionadas
Butaca con regulación eléctrica
Climatizador bizona
Control crucero adaptativo
Estacionamiento asistido
Llantas de aleación
Pack eléctrico
Pantalla táctil con cámara
Sensor de estacionamiento del/tras.
Sensor de lluvia
Tapizado de cuero
Techo corredizo
Volante de doble regulación

EQUIPAMIENTO DE SEGURIDAD
Airbags frontales, laterales, de cortina, de rodilla y de cinturón trasero
Apoyacabezas (5)
Cinturones inerciales (5)
Control de estabilidad
Detector de fatiga
Faros antiniebla delanteros
Frenado autónomo de emergencia
Luces altas automáticas
Mantenimiento de carril
Punto ciego
Isofix

PRESTACIONES

Aceleraciones
0-100 km/h: 9,1 s.
0-400 metros: 16,7 s.
0-1000 metros: 30,7 s.

Recuperaciones
80-120 km/h en D: 5,6 s.

Frenada
100-0 km/h: 36,6 mts.
140-0 km/h: 67,7 mts.

Consumos
100 km/h: 5,6 litros/100 km.
130 km/h: 7,5 litros/100 km.
Urbano: 5,8 litros/100 km.

Autoweb
Autoweb
AUTOR
PERFIL
  • DISEÑO
  • HABITABILIDAD / CONFORT
  • PRESTACIONES / MOTOR
  • COMPORTAMIENTO
  • SEGURIDAD
  • PRECIO / COMPETENCIA
  • EQUIPAMIENTO

Ford Mondeo Vignale Híbrido

- Precio sin datos
- Potencia 187 CV a
- Aceleración 0 a 100 km/h 9,1 seg.
- Consumo promedio 6,4/100 km

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply










Advertisement

Ultimas Noticias