Prueba: Chevrolet Equinox Premier AWD

Nos subimos a la versión más equipada de la gama Equinox, con tracción integral, un eficiente motor y mucho equipamiento de confort y seguridad.

Por Martín Simacourbe
Fotos: M.A., M.O. y Prensa GM

El segmento de los SUV medianos está en pleno auge. Si bien (todavía) no cuentan con altos volúmenes de venta en la Argentina, el lento retiro de muchos sedanes y la producción regional de varios, los está haciendo cada vez más tentadores.

Este es el caso del Equinox, que nos llega importado de México para competir directamente contra un compatriota, el Tiguan Allspace, y el Jeep Compass brasileño. Los tres con agresivos precios de entrada ya que no pagan arancel extrazona.

El mercado en 2020 se activará aun más con el Ford Territory (pese a ser chino tendrá precios muy agresivos, ver más) y el VW Tarek, que se hará en la planta de Pacheco (ver más).

El segmento también está lleno de propuestas importadas de extrazona, pero con precios menos competitivos. Ahí se destacan la nueva Rav4 híbrida y clásicos del segmento como los Tucson, Sportage o el exitoso 3008.

El Equinox, que reemplazó en la oferta a la Captiva que venía de Corea, debuta en nuestro mercado, pero en Estados Unidos ya va por la tercera generación (nació en 2005).

Acá llega únicamente en dos versiones, denominadas FWD y Premier AWD. Comparten motor y caja y además de la tracción (la FWD es delantera), la básica no cuenta con algunos sistemas de seguridad y equipamientos de confort como climatizador, cuero, estacionamiento asistido, butaca eléctrica, techo y varios elementos más. A cambio, cuesta 440.000 pesos menos.


DISEÑO/ESTILO
Pese a que ya se retiró de Europa, Chevrolet viene mostrando una imagen global en sus diseños sin perder algo de ese espíritu americano en los SUV.

El Equinox es un producto atractivo, con acertadas dimensiones pese a que es de los más largos (mide 4,65 metros) y una silueta tipo crossover con cierto corte deportivo. En el segmento hay para todos los gustos y creemos que el producto de Chevrolet tiene un delicado equilibrio.

Esta versión full cuenta con llantas de 19 pulgadas (la AWD tiene de 17″), lo que la deja bien plantada. Pese a su condición de 4×4, el despeje, sobre todo adelante, es algo escaso.


INTERIOR/CONFORT
Quizás lo primero que busquen los antiguos dueños de la Captiva no está presente: el Equinox viene únicamente con cinco plazas, dejando de lado ese nicho que supo conseguir la marca con el SUV que venía de Corea.

Salvo esa “crítica”, casi todo es merecedor de elogios. La terminación es un punto muy alto, pese a que los materiales no sean espectaculares. El encastre está muy bien cuidado y las superficies son agradables al tacto.

Lo mismo vale para todos los comandos, la calidad de la pantalla táctil, el audio, los tapizados y todo lo que uno vaya tocando u operando. Puede ser que la presentación de un 3008 o un DS7 sea más osada, pero la sobriedad interior del Equinox también es valorable.

La posición de manejo es muy buena, con regulaciones eléctricas de amplio rango y una butaca amplia y cómoda. Atrás hay espacio de sobra a lo largo, con un piso plano que favorece la presencia de un tercer pasajero, aunque la butaca central es algo incómoda, y respaldos reclinables. Pese al techo corredizo hay buen lugar a lo alto y allí también hay salidas de aire y conexión para dos USB.

El tablero es simple, pero brinda mucha información y entre el display central y la pantalla táctil se pueden visualizar los distintos sistemas de seguridad activa que vamos a repasar en el rubro correspondiente. Ahora, el nivel de equipamiento de confort es brillante, sin faltantes de importancia y con varios ítems que cuesta encontrar en sus rivales. De lo mejor del segmento.

La capacidad de baúl, con 468 litros es algo escasa si miramos algunas opciones que superan con creces los 500 litros, pero hay un bajo fondo de formas irregulares que suma más espacio. Para lo de todos los días, entre los posavasos, el sitio específico para el celu (con cargador inalámbrido) y las gavetas, hay lugar de sobra.

Lo más flojo está debajo del piso del baúl, donde aparece un auxilio del tipo temporal, que se hace todavía más engorroso en esta opción 4×4 con algunas intenciones de manejo off road.


MOTOR/PRESTACIONES
Recurrir a motores de baja cilindrada con turbo no es lo más común en el segmento. Salvo Hyundai, Peugeot (y DS), los SUV de este tamaño se valen de generosos motores para entregar buena potencia.

Sin embargo, General Motors ya había demostrado lo que puede hacer en cuanto a motorizaciones modernas con el Cruze (lástima que nunca estuvo disponible en el Tracker).

Este Ecotec del Equinox es de la misma familia del que se produce en Rosario para el mediano, pero en vez de 1.4 litros con 153 CV, lleva un 1.5 de 172 caballos, una potencia interesante a lo que se suma un muy destacable torque de 28 kgm, que entra en acción a solo 2.500 vueltas.

No solo la aceleración con partida detenida es elogiable (menos de 11 segundos), sino también todo el rango de utilización, en el que también interviene la muy buena caja de seis marchas.

Lo criticable para la caja es que no posee levas al volante y la selección manual de las marchas se hace a través de un incómodo botón en la “tapa” de la selectora. Como para dejar que el sistema (que es muy eficaz) haga todo solo salvo en caminos de montaña, off road o ante una emergencia en un sobrepaso.

Otro punto sensible es el del consumo. Si bien en ruta y autopistas se mantiene por debajo de los 8 y 10 litros (un buen registro para lo que pesa), en la ciudad la cifra se estira por encima de los 13 l/100 km.


COMPORTAMIENTO
Lo mejor del Equinox es la dualidad de uso que propone. Es sumamente cómodo en ciudad tanto por el tacto de la dirección como por el confort de marcha pese a los neumáticos de perfil bajo. Solo es criticable el reducido despeje delantero y ciertos ruidos que provoca el tren anterior ante algunos accidentes del camino.

Y en la ruta ofrece un muy atinado desempeño, siempre con el confort como premisa, pero sin mostrar ningún vicio a la hora de la exigencia, algo que también notamos en el Cruze, pero que aquí convive con una carrocería más alta y voluminosa.

Conjuga muy bien el aplomo que suelen entregar los típicos SUV americanos con la velocidad en curva de un europeo, aunque para un manejo algo más deportivo un 3008 o un Tucson sean algo más eficaces.

Si bien cuenta con tracción integral, la falta de bloqueo o los neumáticos de corte rutero limitan las incursiones off road. Es divertida en la arena gracias al poder disponible, pero no es muy apta para los caminos de barro e incluso los de tierra por lo mencionado del despeje.


SEGURIDAD
Además de los seis airbags y el control de estabilidad, esta versión Premier suma varios elementos de seguridad activa al que solo le falta el control crucero adaptativo.

Estos son mantenimiento de carril (las calzada tiene que estar demasiado perfecta para que funcione), alerta de colisión frontal, alerta de punto ciego, frenado de emergencia y alerta de tráfico cruzado, equipamientos que no todos sus competidores ofrecen y si lo hacen, a un precio superior.

Cuando entran en acción, hay un alerta (se puede quitar) que hace vibrar el asiento. Al principio me pareció invasivo, pero ante un riesgo, es una excelente manera de volver a prestar atención si te distrajiste.

Los frenos mostraron un buen desempeño, con cifras apenas mayores a los 40 metros para frenar de 100 km/h a 0, en tanto las luces led ofrecen un gran poder.


PRECIO/COMPETENCIA
En la gama del Equinox no hay chances de optar por una caja manual o combinar equipamientos y tracción, pero las dos variantes disponibles hacen valer su condición de regional en los precios: la tracción simple cuesta 1.337.900 pesos y esta de tracción integral 1.777.900, lo que al cambio se traduce en unos 39.000 dólares.

Rivales hay muchos, pero por ese dinero siempre vas a encontrar versiones 4×2 o con mucho menos equipamiento. Es decir, el Equinox es siempre la opción más económica con el combo de la doble tracción y todo el paquete de confort y ayudas a la conducción.

Sin embargo, pese a ser una de las mejores propuestas del segmento, las cifras de venta del SUV de Chevrolet están lejos de los más exitosos de su clase, como el Jeep Compass o el VW Tiguan Allspace.

Puede ser que en esto pese la reducida disponibilidad del intercambio con México (Chevrolet también trae la Tracker de allí) pero lo que más le cuesta a la marca en la Argentina es convencer a un cliente que, pese a las comprobadas bondades del producto, aun le cuesta pagar un alto costo por algo que tenga el moño dorado en la trompa.


Lo Bueno

Diseño atractivo
Equipamiento completo
Espacio interior
Comportamiento general
Motor y caja

Lo Malo

Selector de caja/Sin levas
Consumo en ciudad
Gama reducida
Desempeño off road
Auxilio temporal


FICHA TECNICA

Motor
4 cilindros, 16 válvulas
Cilindrada: 1.490 cm3
Alimentación: Nafta
Potencia: 172 CV a 5600 rpm
Torque: 28,1 kgm entre 2500 a 4500 rpm

Transimisión
Caja: Automática de seis marchas
Tracción: Integral
Frenos: Disco ventilado/Disco

Tren de Rodaje
Suspensiones: McPherson/Multilink
Dirección: Eléctrica
Neumáticos: 225/65 x 17″

Dimensiones y Capacidades
Largo/Ancho/Alto: 4,651/1,844/1,661 mm
Peso: s/d
Baúl: 468 litros
Tanque: 59 litros

EQUIPAMIENTO DE CONFORT
Acceso y arranque sin llave
Butaca con regulación eléctrica
Cargador inalámbrico de celulares
Climatizador bizona
Control crucero
Estacionamiento asistido
Freno de mano eléctrico
Llantas de aleación
Mantenimiento de carril
Pantalla táctil con cámara
Pack eléctrico
Portón eléctrico
Sensor de estacionamiento del/tras.
Sensor de lluvia
Tapizado de cuero
Techo corredizo panorámico
Volante con doble regulación

EQUIPAMIENTO DE SEGURIDAD
Airbags frontales, laterales y de cortina
Alerta de colisión frontal
Alerta de punto ciego y cruce trasero
Apoyacabezas (5)
Cinturones inerciales (5)
Control de descenso
Control de tracción y estabilidad
Encendido automático de luces
Frenado automático de emergencia
Faros antiniebla del/tras.
Isofix
OnStar

PRESTACIONES

Aceleraciones
0-100 km/h: 10,6 s.
0-400 metros: 17,5 s.
0-1000 metros: 32,9 s.

Recuperaciones
80-120 km/h en D: 8,1 s.

Frenada
100-0 km/h: 41,0 mts.
140-0 km/h: 67,6 mts.

Consumos
100 km/h: 7,6 litros/100 km.
130 km/h: 9,7 litros/100 km.
Urbano: 13,5 litros/100 km.

1 comentario
  • DISEÑO
  • HABITABILIDAD / CONFORT
  • PRESTACIONES / MOTOR
  • COMPORTAMIENTO
  • SEGURIDAD
  • PRECIO / COMPETENCIA
  • EQUIPAMIENTO

Chevrolet Equinox AWD

- Precio $ 1.777.900
- Potencia 172 CV a 5600
- Aceleración 0 a 100 km/h 10,6 seg.
- Consumo promedio 10,3/100 km

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply

1 Comentario

  • Adolfo
    9 agosto, 2019, 2:07 pm

    Muy buena nota y test. Saludos.

    RESPONDER