Prueba: Mercedes-Benz E220d All-terrain

En un mercado repleto de SUV, la All-terrain de la Clase E de Mercedes se distingue por estilo, pero también por ofrecer un motor diesel.

Por Martín Simacourbe
Fotos: Miguel Oteiza

En una época, subirse a una rural, break o familar en la Argentina era algo bastante común. Incluso muchas se hicieron por acá (ver nota), hasta que la Suran dijo recientemente adiós, cortando un largo itinerario productivo.

Ahora es algo sumamente extraño entre tanto SUV que domina la escena. Habrá quienes la vean como algo antiguo y otros celebrarán que aun exista este tipo de oferta. No nos vamos a meter en la grieta, pero siempre es saludable tener a mano un vehículo como este, aunque sean muy pocos los que puedan adquirirlo.

A su particular condición también se le suma que venga únicamente diesel, con lo cual redobla su extrañeza en el mercado nacional. Esta All-terrain acompaña la gama del Clase E que también llega en versiones sedán y coupé, pero todas con motores nafteros.

En la Argentina son muy pocas las rurales que sobreviven: las Audi A4 y A6 Allroard, Mini Clubman, Subaru Outback y Volkswagen Golf Variant.


DISEÑO/ESTILO
Como dijimos, no nos vamos a meter en discusiones bizantinas. Pero esta suerte de anti SUV mantiene su encanto. Parece tonto explicar qué es una rural, pero a esta altura valoro el hecho de tener al volante una berlina, que a mis espaldas puede brindar mucho espacio para la carga, sin por ello ser una mole de casi dos metros de alto.

Con respecto a una GLE (el SUV comparable de la marca alemana), es 2 cm más larga, nueve más angosta y 30 más baja.

Otra particularidad de esta Clase E Estate es que no se vende con el diseño tradicional, sino que solo llega en este envase aventurero, con plásticos en los guardabarros y la zona baja del paragolpes.

Otra vez podríamos discutir si es mejor con estos aditamentos o con la pureza de las líneas originales. Y aunque no me agraden mucho esos apliques, reconozco que son sutiles y en esta combinación blanco-negro le quedan bien, algo en lo que ayudan las enormes llantas de 19 pulgadas.


INTERIOR/CONFORT
Cuando se ingresa en este Clase E queda claro que uno se sube a un Mercedes. La calidad con la que está hecho y presentado el interior es muy buena. El diseño es similar a lo que encontramos en todos los últimos Mercedes, con el instrumental formando una sola pieza con la pantalla central.

Claro que hay diferencias con el Clase E sedán y el Clase A que probamos hace poco (ver nota). El tablero no es una pantalla, sino que cuenta con dos grandes relojes a la vieja usanza. Mientras, la pantalla no es táctil y sus muchas funciones hay que manejarla desde el volante, la rueda en la consola o el comando táctil que va por encima de esta, entre los asientos.

Además de ser bastante sensible a cualquier presión de una mano apoyada allí y pese a las muchas teclas de acceso directo, cualquier operación conlleva un tiempo más que una pantalla táctil como llevan la mayoría de los modelos del mercado e incluso Mercedes ya ha aplicado en el Clase A.

La posición de manejo es muy buena, con todo tipo de regulaciones eléctricas (incluso el conductor puede acomodar la posición del acompañante), una butaca de impecable diseño y buen espacio para quienes viajen adelante.

Atrás, como en todo modelo de este segmento, el ancho es bueno para que se acomoden incluso tres pasajeros. La restricción se da por la comodidad de la plaza central por la dureza del respaldo y el túnel de transmisión. Hay buen espacio para las piernas e incluso para la cabezas, pese a la presencia del techo panorámico.

El baúl entrega 640 litros, una cifra muy buena. Al abrir el portón, que lo hace en forma eléctrica, la cortina también se eleva automáticamente. También es eléctrico el plegado de los asientos posteriores para aumentar el espacio de carga.

La terminación allí es de alto nivel y lo único reprochable es que al levantar la tapa no hay ningún auxilio, ya que la All-terrain utiliza neumáticos Tirefit. La insonorización, pese a su condición de diesel, es muy buena, y rara vez se escucha el motor, mientras que el aislamiento acústico es de primer nivel.

También es muy completo es equipamiento de confort, con todo lo esperable, como control de la temperatura en las plazas traseras, carga inalámbrica de celulares, estacionamiento asistido, etc.


MOTOR/PRESTACIONES
Para los amantes de un Mercedes diesel (y los hay muchos), esta All-terrain significa una gran alegría, porque no hay otro gasolero en toda la gama (obviando Vito y Sprinter). Es un 2.0 turbo con 194 CV, una potencia con la que, sin sobrarle mucho, se desempeña sin baches.

Las prestaciones son correctas para un vehículo que, cargado, está cerca de las dos toneladas, con 9,2 segundos para llegar a 100 km/h y 6,5 para pasar de 80 a 120 km/h. Cifras que no hablan de la excelente progresividad y suavidad con la que entrega la potencia este turbodiesel, con un torque superior a los 40 kgm desde las 1600 vueltas.

Lo acompaña una caja automática de nueva marchas de impecable funcionamiento. El pasaje de marchas es imperceptible y también cuenta con levas al volante si te gana la ansiedad. Suma la función Hold para mantener el auto detenido en un semáforo aun en Drive.

Lo mejor son los consumos, con valores muy bajos para su peso y potencia. Gasta poco más de 5 l/100 km a 100 km/h, algo más de 6 a 130 y no llega a los 10 en el ciclo urbano, siempre dependiendo de tu tipo de manejo.

Y otra buena es que con el tanque de 66 litros vas a visitar muy poco las estaciones de servicio. Eso sí, cuando abras la tapa no te asustes. El tapón azul es para la recarga de AdBlue para mantener limpio el filtro de partículas.


COMPORTAMIENTO
Una de las mejores cosas que tiene esta rural es su confort de marcha. Cada vez que me subo a un Mercedes, la vida me sonríe, salvo cuando la suspensión me recuerda que vivo en el tercer mundo. Pero esta All-terrain parece hecha justa para acá. Entre la Air Body Control neumática y la buena altura al piso (que encima es regulable) hacen que uno no le de miedo surcar un lomo de burro o acercarse a una cuneta, incluso con estos neumáticos de perfil tan bajo.

La regulación permite elevar la altura libre a 16 cm (solo hasta los 35 km/h), una cifra que sería bastante pobre para un SUV con intenciones off road, pero que es 2 cm mayor a la Estate normal. Esto se puede hacer en forma directa, o seleccionando el modo All-terrain, que también modifica el desempeño del ESP.

Los modos también tienen una opción ECO y otra Sport, en la cual la suspensión se acomoda más abajo y también cambian elementos como la dirección, que pasa de entregar mucho confort a una rigidez mayor, aunque sin un desempeño deportivo.

Este limitante la encontramos únicamente en curvas cerradas, donde la carrocería muestra algunas inclinaciones. En cualquier otra circunstancia, el desempeño dinámico es muy bueno, de sobrada eficiencia para alguien que pese al perfil familiar que ofrece esta rural, disfruta de viajar rápido y cómodo.

Los SUV comparables son también de marcas premium, y pese a la mayor altura, suelen ofrecer comportamientos muy nobles, con buen confort de marcha. En muchos casos, sin entrar en duelos puntuales, será más la posibilidad de optar por un diesel o este estilo de la carrocería, lo que habrá que tener en cuenta por encima del desempeño a la hora de decidirse.

Esto a la hora de una comparación sobre buenos asfaltos. Si sos de transitar con frecuencia en caminos de tierra con huellas profundas, un SUV de mayor despeje te va a ser más útil. Para caminos de tierra sin tanta complejidad, esta Clase E se las rebusca sin ningún problema con su tracción integral permanente.


SEGURIDAD
Como ya hemos criticado en otros modelos que, por precio, deberían traer “de todo”, la All-terrain se queda corta en asistentes de seguridad. Posee detector de fatiga y ni bien te subís los cinturones se ajustan a tu cuerpo, pero se olvida el mantenimiento de carril, el control crucero adaptativo o la frenada de emergencia, elementos que posee en otros mercados.

La dotación acostumbrada con airbags y controles es impecable, el rendimiento de los frenos es de lo mejor, con cifras muy buenas y un trabajo del pedal sin inconvenientes y la iluminación por led, extraordinaria. Lo mismo vale para el desempeño que logró en las pruebas de EuroNCAP, con cinco estrellas.


PRECIO/COMPETENCIA
Como dijimos, rurales en el mercado hay pocas. Y comparables, solo la Audi A6 Allroad, que también viene con este estilo off road y tracción integral, pero con motor naftero (3.0 de 333 CV), lo que la deja parada del otro lado, pese a un precio muy similar: 96.500 dólares, solo 1.000 por debajo de lo que cuesta esta All-terrain.

Después, los SUV de su segmento, suelen pedir bastante más dinero, aunque muchas veces entregan potencias superiores, nuevamente con propulsores a nafta.

Decir si es una buena compra racionalmente es complicado, porque no hay rivales directos para establecer ese parámetro, y aunque casi 100.000 dólares sea una fortuna en la Argentina, no queda mal parada cuando se analiza lo que hay que poner por un SUV de características medianamente similares.

Claro que la compra tendrá un inevitable condimento emocional, porque la combinación de rural y diesel no la ofrece más nadie en el mercado. Y eso es algo que los fanáticos (con billetera holgada) de ambos (silueta y combustible) sabrán valorar.


Lo Bueno

Uso dual
Opción diesel
Equipamiento de confort
Consumo reducido
Calidad interior

Lo Malo

Garantía mejorable
Unica versión
Sin auxilio
Manejo multimedia
Precio elevado


FICHA TECNICA

Motor
4 cilindros, 16 válvulas
Cilindrada: 1.950 cm3
Alimentación: Diesel
Potencia: 194 CV a 3800
Torque: 40,8 kgm entre 1600 y 2800 rpm

Transimisión
Caja: Automática de nueve marchas
Tracción: Integral
Frenos: Disco ventilado

Tren de Rodaje
Suspensiones: Independiente multiblrazo
Dirección: Eléctrica
Neumáticos: 245/45 x 19″

Dimensiones y Capacidades
Largo/Ancho/Alto: 4,947/1,861/1,497 mm
Peso: 1750 kg
Baúl: 670 litros
Tanque: 66 litros

EQUIPAMIENTO DE CONFORT
Acceso y arranque sin llave
Butaca y volante con regulación eléctrica
Cámara 360
Climatizador de doble vía
Control crucero
Encendido automático de luces
Estacionamiento asistido
Llantas de aleación
Pack eléctrico
Sensor de estacionamiento del/tras
Sensor de lluvia
Tapizado de cuero
Techo panorámico eléctrico

EQUIPAMIENTO DE SEGURIDAD
Airbags frontales, laterales, de cortina y de rodilla
ABS
Apoyacabezas (5)
Cinturones inerciales (5)
Control de tracción y estabilidad
Detector de fatiga
Isofix
Faros full led
Faros antiniebla delanteros

PRESTACIONES

Aceleraciones
0-100 km/h: 9,2 s.
0-400 metros: 16,4 s.
0-1000 metros: 29,6 s.

Recuperaciones
80-120 km/h en D: 6,5 s.

Frenada
100-0 km/h: 37,6 mts.
140-0 km/h: 65,2 mts.

Consumos
100 km/h: 5,2 litros/100 km.
130 km/h: 6,2 litros/100 km.
Urbano: 9,8 litros/100 km.

  • DISEÑO
  • HABITABILIDAD / CONFORT
  • PRESTACIONES / MOTOR
  • COMPORTAMIENTO
  • SEGURIDAD
  • PRECIO / COMPETENCIA
  • EQUIPAMIENTO

Mercedes E220d All-terrain

- Precio US$ 97.500
- Potencia 194 CV a 3800
- Aceleración 0 a 100 km/h 9,2 seg.
- Consumo promedio 7,5/100 km

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply