Los cambios entre Fit y WR-V

Los cambios entre Fit y WR-V

Aunque comparten mucho, las suspensiones de los Honda Fit y WR-V son distintas. ¿Qué cambia y por qué no ofrece control de estabilidad?

A imple vista, el nuevo Honda WR-V (ver nota de lanzamiento) es un Fit con mayor despeje y detalles estéticos aventureros, tal como sucede en los Chevrolet Onix/Activ, Ford Ka/Freestyle y Renault Sandero/Stepway, solo por nombrar a algunos de los que sobreviven en el mercado (ya no se venden los CrossFox o Etios Cross).

Pero la gente de Honda se encargó muy especialmente de señalar cuáles son los cambios entre ambos modelos. Y de despejar, si es posible, la duda de por qué el recién llegado no cuenta con ESP, un elemento que hace poco figura en el listado del Fit.

Ese agregado en el Fit se dio justamente desde el cambio de origen del modelo, al pasar de venir de México a ser importado de Brasil, país donde se produce el WR-V. Sin embargo, allí tampoco el WR-V ofrece el control de estabilidad, por lo cual no es responsabilidad de la filial argentina el faltante.

Charlamos con José Luis Fiasche, supervisor de posventa de la marca, que enumeró los cambios: “la plataforma de suspensiones no es la del Fit. El entre ejes (crece 25 mm) y las trochas, así como las parrillas de suspensión, los espirales y los amortiguadores son distintos”.

“El conjunto de suspensión McPherson delantero ha sido pensado especialmente para el WR-V. Digamos que si quiero adaptar este conjunto al Fit, no entra. La suspensión trasera tiene la barra de torsión es muy similar a la del HR-V”.

En cuanto al motor 1.5 de 120 CV, el directivo aseguró que “es el mismo que equipa al Fit, aunque tenemos un poco más de torque, pero la caja ha sido rediseñada para este auto”.

Sobre la falta de ESP, Fiasche comentó que “el VSA, como llamamos nosotros al control de estabilidad, no estuvo contemplado en el diseño de este modelo, a raíz de que por su tamaño y el diseño de suspensión y amortiguación no necesita el dispositivo.

Según la ficha técnica, el WR-V es 11 cm más corto que el Fit, 4 más ancho, 4,5 más alto y 2,5 más largo entre ejes. El baúl tiene la misma medida y pesa 36 kilos más (1.130 vs 1.094). Además, los neumáticos son 195/60 en vez de 185/55, siempre con llanta de 16″.

6 comentarios

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply

6 Comentarios

  • daniel
    5 diciembre, 2018, 8:42 pm

    pero, sin control de estabilidad por pequeño o livianoque sea, igual puede sobrevirar. No hay lógica en quitar el componente de seguridad, salvo por cuestión de "costos". aunque seguro me equivoco no??

    RESPONDER
    • Tu Nombre *@daniel
      5 diciembre, 2018, 10:19 pm

      Poco convincente la explicación…

      RESPONDER
  • sebastian
    6 diciembre, 2018, 9:40 am

    "a raíz de que por su tamaño y el diseño de suspensión y amortiguación no necesita el dispositivo“. COMO??? que burrada dijo este señor!!! listo, con pensamientos y decisiones como estas no vamos a avanzar nunca como industria, no cuidan a los clientes…

    RESPONDER
  • Al
    6 diciembre, 2018, 2:16 pm

    Ja, la burrada del año: "No necesita control de estabilidad". Ojalá nadie "necesite" este pseudo autito…

    RESPONDER
  • Tito
    6 diciembre, 2018, 5:49 pm

    Che, este personaje está para ser nombrado "rey de la inseguridad mundial". Eso sí, te lo cobran como si tuviera si fuera el rival de Maseratti, ja.

    RESPONDER
  • Marcelo Ibañez
    6 diciembre, 2018, 7:07 pm

    Fiasche caradura y mentiroso!!! Deberían echarte de la Marca por mentir. No hace falta, ridículo. Quisiera ver si vos usas un auto sin control de estabilidad…

    RESPONDER