Prueba: Lifan My Way 1.8

Sin rivales directos, la MyWay es uno de los vehículos con siete plazas más baratos del mercado, con la poco frecuente configuración de tracción posterior y chasis de largueros.

Por Martín Simacourbe
Fotos: Venancio Ozino

Se presentó hace casi un año en la Argentina. Y no deja de ser un “bicho raro” en el mercado. Y no es que un SUV de siete plazas sea algo demasiado extraño, pero sí que por este precio sea uno montado en un chasis de largueros y con tracción a las ruedas posteriores, algo habitual en todo terrenos de mayor antigüedad o tamaño.

Por ahora y desde su presentación está disponible con una única versión, aunque pronto se agregará la esperada caja automática. Lo hace con el motor 1.8 de 132 CV y caja manual de 5 marchas, solo con las siete plazas disponibles y tracción simple.

Importado de China como toda la gama Lifan, en la marca el May Way se ubica entre los X60 y X70, ambos de cinco plazas, pero con una configuración mucho más moderna en el segundo caso.

No tiene rivales directos en el mercado, pero si centramos la búsqueda en opciones de siete plazas, el Chevrolet Spin se erige como el principal competidor por tamaño, precio y equipamiento, sobre todo la versión Activ que persigue el estilo SUV.


DISEÑO/ESTILO
Con un aire al Dodge Journey, justamente el diseño es una de las cosas que más llama la atención en el MyWay. Está bien plantado, pese a unas dimensiones un tanto extrañas. Es decididamente alto y las ruedas, pese a que son de 17″, quedan algo pequeñas ante tanta chapa en la vista lateral.

También es muy generoso en la distancia entre ejes, con 2,72 metros, algo que no estira el largo total gracias a voladizos cortos. El tres/cuartos delantero está bien resuelto a nuestro gusto, por lo menos en comparación al del sector posterior, donde se lo nota algo estirado para favorecer la inclusión de la tercera fila de asientos.

Eso lo diferencia de la mayoría de los SUV chicos de precio similar, como pueden ser los Tracker, EcoSport, HR-V, Kicks o Captur, por nombrar solo algunos ejemplos.


INTERIOR/CONFORT
Pero como dijimos, la gran ventaja de la MyWay está puertas adentro, con la inclusión de tres filas de asientos. El diseño es simple, correcto y nada llama demasiado la atención, salvo por la enorme pantalla táctil que comanda la multimedia.

Si bien no hay botones “físicos” de esos que nos gustan para prender o subir el volumen, la respuesta del equipo es veloz y la pantalla es lo suficientemente generosa como para comandar todo con facilidad. Además, la resolución es muy buena, sobre todo la de la cámara de retroceso.

Debajo aparece un climatizador convencional pero con un display digital para visualizar rápido dónde y como se direcciona el aire. Lo mejor es que otro de similares características está disponible para los pasajeros de la segunda fila, que gozan, como los de la última, de salidas de aire independientes.

La calidad es estándar, con plásticos duros, algunos un poco toscos, que se combina con cromados y símil madera. La plancha está bien terminada y no genera ruidos, algo que no se repite en las contrapuertas y los anclajes de los asientos, que emiten varios chillidos.

El tablero es simple, con indicadores digitales para temperatura y combustible, y se complementa con una computadora central de funciones básicas que se puede comandar desde el volante.

No hay tantos lugares donde dejar objetos en la plancha y la guantera es muy pequeña, pero hay una bandeja con tapa entre las butacas delanteras y los que están las contrapuertas son bastante amplios.

Al equipamiento se le pueden hacer pocos reproches porque estamos hablando de un vehículo que por su condición tiene un precio contenido. Es decir que no vas a encontrar extras como sensor de lluvia, control crucero o techo corredizo. Se valora tanto el sensor de estacionamiento como la mencionada cámara para facilitar las maniobras.

La posición de manejo no es ideal, porque si bien butaca y volante regulan en altura, este lo hace en poco margen y sin modificar la profundidad. Además, el respaldo del asiento es algo plano. Pese a esto, una vez acostumbrado se tiene un amplio panorama, algo que gustará a quienes buscan un vehículo de este tipo.

Lo mejor aparece a espaldas del conductor, porque el espacio en la segunda fila es súper generoso en cualquier dirección y sólo el ancho puede ser criticado si viajan tres adultos. Si bien no hay un banco corredizo, el lugar para las piernas de la segunda y tercera fila está bien discriminado.

Con un banco enterizo para dos pasajeros, la última fila no es apta únicamente para niños, aunque lógicamente los de talla mayor irán algo más apretados. Como en la Spin, esta fila no se esconde bajo el piso, sino que para ganar baúl debe plegarse y rebatirse contra el respaldo de la segunda fila.

Lo malo es el acceso a esa tercera fila porque el banco de la segunda se eleva íntegramente. Si se opta por entrar del lado derecho, el espacio que queda es insuficiente y hay que tener cuidado con los anclajes a la vista. Del lado izquierdo hay más lugar porque se eleva la sección más grande del banco (se reclina por tercios), pero a su vez pesa bastante más. Tampoco ayuda la dureza de la manija que destraba el conjunto.

Aun con las siete plazas, en el baúl se pueden llevar algunos bolsos o mochilas. Y con el asiento rebatido, queda mucho lugar si los que viajan son cinco o menos. El auxilio, temporal, se ubica por fuera de la carrocería.


MOTOR/PRESTACIONES
El motor es un 1.8 litros con 16 válvulas y distribución variable que entrega 132 CV a 6000 vueltas. Es silencioso en baja (a 100 km/h circula a menos de 3000 rpm), pero el ruido se incrementa fácil al trepar el cuentavueltas.

Pese a su porte, la buena configuración de las relaciones de caja hace que llevarlo corto sea fácil, pese a que la selectora no es del todo precisa y requiere “confirmar” la marcha que se está eligiendo.

Pero tanto las prestaciones como los consumos son criticables. Acelera en casi 14 segundos y estira hasta 16 la recuperación en cuarta marcha, algo en lo que intervienen las largas relaciones de las dos últimas velocidades. Sin embargo, pide unos 8 litros a 100km/h y más de 10 en la ciudad.


COMPORTAMIENTO
Los que lo vean grandote se van a llevar una sorpresa en la ciudad. Es muy cómodo de llevar por una dirección liviana (eléctrica) y un radio de giro reducido (las ruedas están cerca de la trompa y la tracción es posterior).

Pero el chasis de largueros genera algunos ruidos provenientes del cardan (no está lo aislado que merece) y la suspensión posterior es bien rígida, lo que conspira contra el confort de marcha en empedrados y ante lomos de burro y cunetas.

En la ruta encuentra rápido los límites por esta misma configuración y un tren delantero blando que provoca subvirancia ni bien se toma con velocidad las curvas cerradas. Acá la dirección no resulta tan comunicativa y hay que llevarlo con algo más de atención, aunque la seguridad está vigilada por la presencia del ESP.

Esta particular configuración da paño para asegurar una buena respuesta al maltrato en caminos de tierra, pese a que la tracción es simple y los neumáticos no sean del tipo mixto. Con pericia y gracias al buen despeje, no habrá problemas para superar algunos tramos con barro.


SEGURIDAD
Al control de estabilidad se le suman el doble airbag (pedirle más conspiraría contra el buen precio) y la presencia de apoyacabezas y cinturones inerciales para todos los pasajeros, una buena noticia para grandes y chicos viajen de la mejor manera.

El rendimiento de los frenos dejó distancias algo mayores a la media Mercosur y con un pedal al que hay que acostumbrarse, ya que la frenada comienza una vez superada la primera mitad del recorrido.

En cuanto a la rigidez de la estrutura, no ha sido probado en la región por LatinNCAP y tampoco encontramos registros de la filial asiática.


PRECIO/COMPETENCIA
La única versión del MyWay vale 622.000 pesos. Como vimos, no es fácil ubicarlo para tener una referencia de su valor. Si vamos al Spin (que no trae ESP), las variantes con siete plazas arrancan en 578.900 pesos, que se elevan a 602.900 con caja automática y a 625.900 en el caso de la Activ, también con caja automática.

Es decir, contra el Chevrolet, queda bien parado. Distinto es si lo enfrentamos a otros SUV regionales de su tamaño, que suelen tener diseños más atractivos, algo más de calidad y también mejores equipamientos en versiones más caras (las base, en general, están a un valor similar al del MyWay).

Peor lo cierto es que si tenés alguna de estas en la cabeza, difícilmente te sientas atraído por el MyWay y viceversa. Los siete asientos son una necesidad de nicho que muy pocos atienden. Y ahí, el producto de Lifan puede hacer la diferencia.


Lo Bueno

Estética atractiva
Espacio interior
Pantalla multimedia
Tercera fila de asientos
Precio tentador

Lo Malo

Prestaciones limitadas
Acceso tercera fila
Dureza en ciudad
Consumo elevado
Comportamiento dinámico


FICHA TECNICA

Motor
Naftero, 4 cilindros, 16 válvulas
Cilindrada: 1.794 cm3
Alimentación: Nafta
Potencia: 132 CV a 6000
Torque: 16,8 kgm a 4200 rpm

Transimisión
Caja: Manual de 5 marchas
Tracción: Trasera
Frenos: Disco/Disco

Tren de Rodaje
Suspensiones: McPherson/Eje rígido
Dirección: Eléctrica
Neumáticos: 215/55 x 17″

Dimensiones y Capacidades
Largo/Ancho/Alto: 4,510/1,760/1,730 mm
Peso: 1440 kg
Baúl: 210/703 litros
Tanque: 50 litros

EQUIPAMIENTO DE CONFORT
Butaca y volante con regulación en altura
Cámara de retroceso
Control crucero
Faros antiniebla delanteros y traseros
Llantas de aleación
Pantalla táctil con navegador
Pack eléctrico
Sensor de estacionamiento trasero
Tapizado de cuero

EQUIPAMIENTO DE SEGURIDAD
Airbags frontales
ABS
Apoyacabezas (7)
Cinturones inerciales (7)
Control de tracción y estabilidad
Isofix
Faros de led diurnos

PRESTACIONES

Aceleraciones
0-100 km/h: 13,8 s.
0-400 metros: 18,9 s.
0-1000 metros: 35,6 s.

Recuperaciones
80-120 km/h en 4ª: 15,9s.
80-120 km/h en 5ª: 22,1s.

Frenada
100-0 km/h: 45,2 mts.
140-0 km/h: 79,9 mts.

Consumos
100 km/h: 8,1 litros/100 km.
130 km/h: 9,4 litros/100 km.
Urbano: 10,5 litros/100 km.

2 comentarios
  • DISEÑO
  • HABITABILIDAD / CONFORT
  • PRESTACIONES / MOTOR
  • COMPORTAMIENTO
  • SEGURIDAD
  • PRECIO / COMPETENCIA
  • EQUIPAMIENTO

Lifan MyWay 1.8

- Precio $ 622.000
- Potencia 132 CV a 6000
- Aceleración 0 a 100 km/h 13,8 seg.
- Consumo promedio 9,6/100 km

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply

2 Comentarios

  • Adolfo
    10 agosto, 2018, 4:58 pm

    Muy buena nota. Al mejor estilo Auto Test. Saludos.

    RESPONDER