Prueba: Renault Duster 2.0 Privilège 4WD

AutoWeb es el primer medio digital en probar el nuevo SUV popular del rombo. Evaluación a fondo de la versión full con doble tracción.

Por Equipo de pruebas

Tras la llegada del Koleos y ahora del Duster, casi todos creímos que Renault era nueva en el desarrollo de modelos 4×4. Sin embargo, a principios de los 80 lanzaba en Europa (y también en Argentina) algunas versiones de doble tracción del Renault 18 Break.

Años después, y aunque no lo conocimos en el país, también hubo un 21 4×4. Pero fue en el 99 cuando dio la nota lanzando el Scénic RX4, que además del esquema de tracción integral se animaba a lucir molduras oscuras y la rueda de auxilio en posición externa, sobre el portón (¿precursor de los aventureros actuales?). También el Kangoo sumó versiones 4×4, pero no las vimos por el Río de la Plata.

Con el Duster, Renault coloca en el mercado un verdadero SUV (sport utility) compacto, que luce como tal y que tiene el objetivo de competir con el Ford EcoSport, un consagrado del Mercosur que espera su reemplazo para dentro de unos meses.

Apenas un año y medio después que en Europa (allí se comercializa con marca Dacia y algunas diferencias estéticas), la casa del rombo ya produce el Duster en la planta brasileña de Curitiba. Semanas atrás lo lanzó en Argentina con un mega-evento en Salta.

Allí la prensa especializada pudo tomar contacto con el producto en situación de off road. Pero AW fue más allá y realizó un test completo también en ruta, autopista, ciudad y caminos rurales. Hablamos de la versión full Privilège con motor naftero 2.0 de 138 CV y doble tracción, es decir la más cara de la gama. La crítica completa, a continuación.


DISEÑO/ESTILO

El Duster utiliza buena parte de la plataforma y arquitectura del Sandero, con quien comparte además parabrisas y puertas delanteras. Pero es 29 cm más largo (4,31 metros) y tiene una distancia entre ejes 8,4 cm más extensa, “estiramiento” que le permite ofrecer plazas traseras bien amplias.

Las trochas son 16 cm más anchas, obligando a engrosar los guardabarros, una solución que pasó a ser un rasgo distintivo de su particular diseño, que más allá de las preferencias es robusto y original.

Simpático, el Duster no apela a algunos recursos controvertidos como la rueda de auxilio externa. No necesita adornos, es una verdadera “camioneta” todoterreno, que además se luce por sus generosos ángulos de ataque y salida, ideales a la hora de encarar terrenos difíciles.

Esta versión full 4×4 tiene llantas de aleación oscuras y ópticas de cuerpo negro, dos elementos que la diferencian de todas las demás.


INTERIOR/CONFORT
Adentro también encuentra muchos puntos en común con el último Sandero, compartiendo el panel de a bordo y el tablero de instrumentos, con computadora de a bordo y un par de indicadores digitales no del todo precisos.

El conjunto es simple y agradable, pero sin lujos ni materiales que se destaquen por su calidad. A diferencia del Dacia Duster, este modelo Mercosur tiene las teclas levantavidrios sobre las puertas.

El Duster se destaca por su espacio interior, sobre todo atrás, donde sobra lugar para las piernas y el respaldo está bien inclinado. El baúl (408 litros) tiene capacidad más que suficiente, aunque en esta versión 4×4 es 68 litros más chico que en las 4×2 ya que tuvo que colocar el auxilio –de tamaño normal– del lado interno por la presencia del esquema de suspensión independiente (en las 2WD se ubica en una jaula inferior debajo del chasis).

Aunque sin regulación del volante en distancia, ofrece una buena posición de manejo, alta pero no incómoda. El punto flojo a nivel de confort es el ruido elevado a alta velocidad y algunas terminaciones poco cuidadas, aunque nada que escape del estándar Mercosur.

La versión evaluada se denomina Privilège y es la más equipada de la gama, con cuatro levantavidrios y espejos eléctricos, computadora de a bordo, radio con CD, enlace Bluetooth para telefonía móvil, ficha USB, etc.

Completo pero sin lujos, se podrían señalar algunos faltantes, como techo corredizo, climatizador automático (además le vendrían bien salidas de aire traseras), control de crucero y quizá un navegador satelital. Los sensores de estacionamiento se pueden colocar como accesorio de posventa en los concesionarios, pero deberían incluirse de fábrica.


MOTOR/PRESTACIONES
Para la versión full –que también se ofrece en variante 4×2– el motor disponible es el conocido naftero “F4R” de 2 litros y 138 caballos, similar al que utilizaba el discontinuado Mégane II brasilero. Con buena entrega en baja, es un aliado ideal para un vehículo todoterreno que necesita potencia en situaciones difíciles. Además, es suave y se mantiene silencioso en ciudad y a velocidades moderadas.

El sistema de tracción es el conocido “All Mode” de Nissan (socia de Renault), que también utiliza el Koleos. Ofrece modo 4×2 (tracción delantera) y 4×4 Auto, que aplica casi toda la fuerza en las ruedas delanteras pero envía la cantidad necesaria a las traseras si la adherencia se reduce.

Este reparto es automático y permanente, en lo que se conoce como “tracción integral”. Además, desde la misma perilla selectora, se puede elegir la función “4×4 Lock”, que bloquea la distribución 50 y 50 entre ambos ejes para mejorar el desempeño en arena, barro o circuitos difíciles.

La caja de cambios es manual y de seis marchas, todas ellas más cortas que en el Duster 4×2, especialmente la primera, que intenta compensar la carencia de una caja reductora.

Las prestaciones son más que correctas para su relación de potencia y peso, con 10,5 segundos para llegar a 100 km/h y una velocidad máxima de 177 km/h. Vale lo mismo para los consumos, tanto en ciudad como en ruta a velocidades legales, aprovechando que la sexta marcha reduce el régimen de giro. Pero si anda rápido, las limitaciones aerodinámicas demandarán más combustible.


COMPORTAMIENTO
Este ítem podría dividirse en tres ámbitos de manejo, todos ellos favorecidos por la suspensión trasera independiente, que se asocia al sistema de tracción integral y mejora el desempeño respecto de la versión 4×2, que tiene un esquema más simple de barra de torsión.

-Ciudad: impecable andar, aprovechando la suavidad de la amortiguación y el perfil alto de los neumáticos de 16 pulgadas, que son iguales en toda la gama. Es muy sólido estructuralmente y los lomos y las cunetas no son un problema.

-Ruta: a pesar de su altura y despeje, se mostró estable en todo tipo de curvas, aún manifestando las esperables inclinaciones. No hay que olvidar que es un auto familiar.

-Off road: al ser liviano y con marchas cortas, compensa la falta de reductora y aprovecha sus buenos ángulos para lucirse en circuitos difíciles, a priori pensados para vehículos más “guerreros”. Sobra para el uso playero o campestre al que esporádicamente se lo podría someter (las estadísticas indican que es muy poca la gente que baja del asfalto con este tipo de camionetas).


SEGURIDAD
Este es un ítem claroscuro en el nuevo Duster ya que sólo esta versión full tiene ABS y tan sólo dos airbags. No dispone de control de tracción ni de estabilidad.

Los frenos, que no se destacan por su poder, tienen discos sólo en las ruedas delanteras y detienen el Duster en distancias un poco largas. Tampoco resisten mucho el uso intensivo. En condiciones de uso doméstico, en cambio, responden sin problemas y el tacto del pedal es agradable.


PRECIO/COMPETENCIA
La gama Duster arranca en 85.000 pesos, pero esta versión 2.0 4×4 full, que es la más cara de la gama, asciende a 110.650 ($ 10.500 más que la Privilège 4×2). Aunque seguro se trata de una estrategia de precios atractivos para el lanzamiento, no está mal para lo que ofrece, y encima es $17.000 más barata que el EcoSport 2.0 4×4, su principal rival en el mercado argentino.

Podría tomarse también como competencia el Chery Tiggo 4×4, que si bien se basa en el Toyota Rav4 de anterior generación, tiene dimensiones y características similares. Cuesta casi lo mismo que el Duster.

La garantía que Renault adoptó en este producto es de tres años o 100.000 kilómetros, lo que de antemano sugiere durabilidad, algo que vienen demostrando ya el Logan y el Sandero, otros modelos que de acuerdo a la región, también pueden ser Dacia o Renault… lo que al caso es lo mismo.


Lo Bueno

Diseño original
Motor y caja de 6°
Sistema de tracción
Espacio interior
Precio y garantía

Lo Malo

Faltantes de confort
Sin control de estabilidad
Detalles de terminación
Insonorización a alta velocidad
Desempeño de los frenos


FICHA TECNICA

Motor
4 cilindros, 16 válvulas
Cilindrada: 1.998 cm3
Alimentación: Nafta
Potencia: 138 CV
Torque: 19,7 kgm

Transimisión
Caja: Manual de seis marchas
Tracción: Delantera con opción 4×4 y bloqueo
Frenos: Disco/tambor

Tren de Rodaje
Suspensiones: McPherson/Multilink
Dirección: Hidráulica
Neumáticos: 215/65 x 16″

Dimensiones y Capacidades
Largo/Ancho/Alto: 4,315/1,822/1,690 mm
Peso: 1316 kg
Baúl: 408 litros
Tanque: 50 litros

EQUIPAMIENTO DE CONFORT
Butaca y volante regulable en altura
Llanta de aleación
Pack eléctrico

EQUIPAMIENTO DE SEGURIDAD
Airbags frontales
ABS
Apoyacabezas (5)
Cinturones inerciales (4)
Faros antiniebla delanteros

PRESTACIONES

Aceleraciones
0-100 km/h: 10,5 s.
0-400 metros: 17,1 s.
0-1000 metros: 31,8 s.

Recuperaciones
80-120 km/h en 4°: 8,5 s.
80-120 km/h en 5°: 11,4 s.
80-120 km/h en 6°: 20,7 s.

 

Frenada
100-0 km/h: 47,2 mts.
140-0 km/h: 92,2 mts.

Consumos
100 km/h: 6,5 litros/100 km.
130 km/h: 9,3 litros/100 km.
Urbano: 11,6 litros/100 km.

Autoweb
Autoweb
AUTOR
PERFIL
  • DISEÑO
  • HABITABILIDAD / CONFORT
  • PRESTACIONES / MOTOR
  • COMPORTAMIENTO
  • SEGURIDAD
  • PRECIO / COMPETENCIA
  • EQUIPAMIENTO

Renault Duster 2.0 4x4

- Precio $ 110.650
- Potencia 138 CV
- Aceleración 0 a 100 km/h 10,5 seg.
- Consumo promedio 9,1/100 km

Noticias Relacionadas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios aparecen marcados con *

Cancel reply